viernes

El libro y los gadgets

Y dale con que el libro va a desaparecer. Cada vez que sale un aparatejo nuevo, alguien viene a decir que el libro es cosa del pasado. La burrada vuelve a ser tema con la proliferación de los “readers”, ¡cuya versión más simple almacena un millar libros!
La idea común de que el libro es un impreso en papel y cosido por el lomo, dejaría fuera al I Ching o el Corpus Hippocraticum que son tremendos libros. Y en todo caso, si desaparece ¿qué? ¿Acaso desaparecería la producción y difusión del conocimiento? El “libro”, en realidad, es un relato con un comienzo y un final. Unidad de palabras y párrafos, dibujados en papiro, seda, pulpa de árbol o megapixeles, que funden al escritor con el lector. El soporte no cambia ni la estructura ni la función del libro (el audiobook es otra cosa porque no se lee).¿Algún día desaparecerá el libro? Es posible. Pero no mientras exista la necesidad y el placer de leer y escribir.
Una grandiosa obra, subconsciente, del capitalismo fue la invención de la imprenta moderna, y de la secuencia evolutiva de las prensas mecánicas que llegan a escupir millones de hojas impresas en un instante. El microchip, el hipertexto, la internet, el e-book y los gadgets portátiles, son la progresión genética del libro, y ahora cualquiera puede escribir, imprimir y distribuir su libro online.
El desarrollo de la imprenta, sin saberlo, expropiaba el conocimiento a un grupito del poder que sabía leer y escribir, y con ello expandió ambas aptitudes (leer y escribir) a todo el mundo en los últimos cien años. El hipertexto y la internet nos acercan al viejo sueño de la biblioteca y la enciclopedia universal. Pero sus posibilidades técnicas dan para pensar en muchas cosas más.
 
directorio de blogs